Mujer neozelandesa tomó su propia leche para sobrevivir.


Una neozelandesa madre de dos niños tomó su propia leche materna para salvar su vida. Susan O'Brien participaba en una carrera de 20 kilómetros al sur de Wellington y en medio de la competición perdió el rumbo, por la presencia de una tormenta.

Cuando la lluvia y los fuertes vientos la ponían en riesgo, decidió cavar un hoyo para mantener el calor corporal y además tomo su propia leche para mantenerse con vida.

La mujer aseguró tomar su propia leche para mantenerse activa y no desmayarse además manifestó que pasó la noche rezando y pensando en su familia.